Irlanda adquiere fuerza como destino vacacional para la práctica del golf


Reportajes / Monday, April 15th, 2013

En las últimas décadas, los aficionados al golf en España se han incrementado de forma considerable, lo que favorece que haya un mayor número de personas dispuestas a viajar a otros destinos fuera de nuestras fronteras. Los amantes de este deporte no sólo disfrutan practicándolo, también buscan conocer y vivir su gran afición experimentando sensaciones únicas en entornos muy diferentes a los que puede ofrecer la Península Ibérica.

La Isla de Irlanda, en cuyos trazados se puede encontrar cualquier desafío que el aficionado busque, aparece como uno de los destinos estrella para este tipo de turismo en auge. Con más de 450 campos de golf repartidos a lo largo y ancho de su territorio, acoge cada año a cientos de miles de jugadores dispuestos a poner en práctica sus habilidades bajo las condiciones más diversas.

La ciudad de Dublín alberga en sus cercanías 61 campos. El espectacular Royal Dublin Golf Club, ubicado en North Bull Island, una pequeña isla en la Bahía de Dublín, pone a prueba la habilidad de los jugadores en una batalla contra el viento donde el saber adaptarse a las condiciones es clave para firmar una buena tarjeta. El K Club, situado en el Condado de Kildare, con hoyos largos y espacios abiertos, hará vivir al visitante las sensaciones de aquella selección europea que, capitaneada por Ian Woosnam, conquistó, en este escenario, la Ryder Cup de 2006.

A menos de una hora de Belfast encontramos a la estrella de los campos de golf irlandeses: el Royal County Down Golf Club, el mejor campo de golf de Europa y el tercero del mundo. Jugadores de todos los rincones del planeta acuden aquí para encontrar su mejor juego. Ubicado en pleno corazón de la reserva natural de Murlough, la concentración, la paz y la calma necesarias para jugar bien están garantizadas.

El Dromoland Golf and Country Club en Shannon, diseñado al más puro estilo PGA, donde es posible jugar al golf ante la atenta mirada de un castillo del siglo XV. En el sur oeste de Irlanda se encuentra Ballybunion Golf Course, uno de los más espectaculares y mejores campos de golf de  Irlanda, situado en el condado de Kerry, sus dunas mirando al Atlántico hacen de este emplazamiento un lugar idóneo para pasar unas vacaciones.

Para los aficionados al golf, Irlanda no es una posibilidad, es el destino. Allí es posible practicar este deporte tal como era desde sus orígenes, rencontrarse con el respeto a la tradición, la humildad y la serenidad que caracterizan este deporte. El exclusivo entorno que rodea a Irlanda es el ideal para que el jugador dé lo mejor de sí mismo. Concentración, control de uno mismo y capacidad para evadirse de todo.

Los campos irlandeses, capaces de ayudar a mejorar a los principiantes y de plantear serios desafíos a los más aventajados, pueden satisfacer los deseos de cualquier jugador. El olor a hierba mojada, la húmeda brisa en la cara y el silencio solo interrumpido por los aplausos que genera entre los aficionados un gran golpe, son sensaciones únicas que convertirán en adictos a aquellos que se atrevan a descubrir una manera distinta de entender el golf.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *